Viajar de la puerta de tu domicilio a la puerta de tu destino será posible dentro de muy poco tiempo gracias a la tecnología automovilística presentada por Areomobil. Este prototipo, que está en fase de pruebas finales desde el pasado año 2015, podría llegar al mercado en 2017 para revolucionar la manera de desplazarnos y, con ella, la industria del automóvil.

Este vehículo futurista, que parece sacado de “Regreso al futuro”, será biplaza, tendrá una autonomía de 700 kilómetros sin repostar y contará con un motor híbrido. Contará con un esqueleto de acero y fibra de carbono y tiene un peso aproximado de 450 kilogramos. Sus medidas son de 2,24 metros de ancho por seis de largo sin alas; cuando las despliega llega a 8,32 metros de ancho. En carretera, la velocidad máxima sería de 160km/h y en vuelo de 200km/h. Haciendo uso de la conducción puerta a puerta, se podría viajar desde una calle del centro de Barcelona y otra de Madrid en poco más de 3 horas.

Dicen los creadores que todo ha sido pensado para que pueda ser aparcado en una plaza de aparcamiento estándar. Aunque quizá eso, como y donde aparcarlo, sea lo único estándar del Aeromobil.

aeromobil madmenmag motor revista masculina
aeromobil madmenmag motor revista masculina
aeromobil madmenmag motor revista masculina
aeromobil madmenmag motor revista masculina
aeromobil madmenmag motor revista masculina
aeromobil madmenmag motor revista masculina
aeromobil madmenmag motor revista masculina
aeromobil madmenmag motor revista masculina
aeromobil madmenmag motor revista masculina

La principal dificultad a la que se enfrenta, ya que esta tecnología no es nueva, es la de la regulación. El AeroMobil podría entrar en la categoría de las aeronaves deportivas ligeras y así encajar en el marco regulatorio existente, siendo necesaria una licencia especial. La empresa fabricante tendría que cumplir los estándares de seguridad e imagina una especie de aeródromos con estaciones de servicio desde la que podrán despegar sus vehículos que también circularían por carretera.

La compañía va más allá y ya piensa en la próxima generación. En un futuro, en la misma línea en la que apuestan otras multinacionales como Google, el vehículo no necesitará ser conducido, sino que, además de volador, será automático.

Su precio final superaría los 200,000 euros aunque, en palabras de los propios fabricantes, este precio podría variar a medida que el vehículo fuera incrementando su presencia y ventas hasta llegar a los 120,000 euros.

¿Estás preparado para el futuro?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.