A la hora de escoger una póliza de automóvil existen muchas variables que determinan la elección. Considerar únicamente el precio del seguro nos puede llevar a tomar una decisión sin estimar otras cuestiones más importantes.  

Aquí te contamos todo lo que debes tener en cuenta antes de elegir el seguro más conveniente para tu vehículo.

El seguro del coche: ¿cómo elegir el más indicado?

Coge un bolígrafo y un papel y organicemos los pasos a seguir. Para definir cuál es el seguro ideal para tu coche, toma nota de las siguientes cuestiones:

Analízate como conductor. Sincerarse con uno mismo es un buen comienzo. Piensa en tus hábitos al conducir. Por ejemplo, si utilizas el coche para desplazarte en largos trayectos o distancias cortas. Evalúa tu historial de multas, pinchazos, averías, etc. También considera dónde lo aparcas, si duerme en un garaje o a la intemperie.

Ten presente que existen módulos adicionales que hacen más completo tu seguro de coche. Es decir, cubren algunos detalles que escapan a los seguros básicos, como la protección de llantas, un vehículo de sustitución en caso de robo o avería, etc., lo que permite adaptarse a cada situación.

Realiza una radiografía del automóvil. El modelo, la antigüedad, el valor, e incluso el estado del vehículo, incide en el tipo de seguro que vas a necesitar. Identifica las características de tu coche y los riesgos que corre. Ten en cuenta que algunas marcas y modelos son más propensos a sufrir robos o averías.

Compara las propuestas de, al menos, 3 aseguradoras diferentes. Aunque los productos sean parecidos, con los presupuestos en mano podrás negociar algún adicional o facilidades de pago. Investiga un poco la reputación de las aseguradoras y su implantación en todo el país y el extranjero.

Revisa el límite de las coberturas. Lee con atención las distintas propuestas de coberturas, qué incluye cada una y sus excepciones. Acuérdate de la letra pequeña. Evalúa la relación entre el coste y los beneficios que ofrece. Piensa también si necesitas todo lo que incluye y si falta alguna protección importante para tu vehículo.

Un seguro pensado para cada coche

En la actualidad, la amplia cartera de seguros de automóviles puede llegar a generar dudas. La mayoría de las pólizas incluyen garantías básicas, aunque es posible elegir paquetes que se adapten a nuestros hábitos de conducción y presupuesto.

Ante la variedad de prestaciones, muchas aseguradoras permiten contratar la póliza con opciones personalizadas. En pocas palabras, tu seguro incluye una serie de coberturas básicas a las que puedes añadir adicionales en función de tus necesidades. Aunque cada aseguradora pone sus parámetros, recuerda que tú tienes la última palabra.

Del mismo modo, la digitalización de estos servicios permite agilizar los trámites y ofrecer una comunicación más directa, algo que tienes que tener presente a la hora de contratar un seguro. De este modo, aseguradoras como Verti, apuestan por una estrategia 100% digital, abaratando costes y facilitando el acceso a un seguro a miles de usuarios.

Tipos de seguros que ofrecen las compañías

Entre las distintas pólizas que puedes contratar para tu vehículo, las tres coberturas más comunes son las siguientes:

Seguro de vehículo a terceros básico

Conocida como seguro de Responsabilidad Civil Obligatorio, esta cobertura responde ante los daños ocasionados a terceros. 

Ten en cuenta que es una póliza imprescindible para poder circular. A su vez, incluye la defensa jurídica, el seguro del conductor y, en algunos casos, el servicio de asistencia en carretera. 

El seguro a terceros resulta práctico si no utilizas el coche con frecuencia o lo tienes como segundo vehículo.

Seguro de vehículo a terceros ampliado

Este tipo de póliza reúne todas las garantías de la modalidad anterior, pero incorpora otras coberturas que responden frente a roturas o daños en las lunas, incendio o robo del vehículo.

Algunas compañías añaden la protección contra los daños producidos por factores meteorológicos. Esta modalidad es una opción interesante para ahorrar en el seguro del coche, puesto que ofrece una protección más amplia que la alternativa más básica y más económica que el a todo riesgo. 

Seguro de vehículo a todo riesgo

En este caso, el seguro recoge todas las coberturas de los tipos anteriores, aunque la diferencia principal es que responde sin importar quién ocasiona los daños, seas tú o un tercero. 

Entre las distintas modalidades, el seguro a todo riesgo protege frente al siniestro total del vehículo y se convierte en el más completo. Con un coche nuevo o que se usa a diario puede ser una alternativa a considerar.

Si estás evaluando contratar una póliza para tu automóvil, valora detenidamente todas las opciones y asegúrate de elegir la que mejor se ajuste a tus condiciones.

SUSCRÍBETE

Todas nuestras novedades GRATIS en tu email ¡Suscríbete a las tendencias!