Como lo lees. En el recién inaugurado Centro Botín de Santander se ha puesto a disposición de quien lo desee, la posibilidad de pasar una noche en sus instalaciones, y no de cualquier manera. Quienes se alojen en el museo, usarán para dormir la obra Elevator Bed (2010), de Carsten Holler y podrán usar también, a modo de spa, la obra High Psycho Tank (2014) situada en la misma sala. Un tanque lleno de agua saturada de sal de Epsom, que se mantiene de manera constante a la temperatura del cuerpo y actua a modo de flotarium.

Vivir el arte ya no es una forma de hablar. Ahora uno lo puede hacer de verdad, aunque sea durante unas horas. Una experiencia muy exclusiva que solo estará disponible entre el 30 de junio y el 9 de septiembre de este año, coincidiendo con el periodo de la exposición “Carsten Höller: Y” en el Centro Botín.

dormir en el centro botin madmenmag revista masculina

La obra Elevator Bed (2010) es una cama redonda, que está equipada con las comodidades de una habitación de hotel de lujo. Se trata de una estructura rotatoria que se puede elevar hasta 3,5 metros por encima del suelo, algo que permite a los huéspedes contemplar el conjunto de la exposición desde un magnífico punto de observación.

dormir en el centro botin madmenmag revista masculina

Además, los visitantes podrán hacer uso de la obra High Psycho Tank (2014) situada en la misma sala. Es un tanque lleno de agua saturada de sal de Epsom, que se mantiene de manera constante a la temperatura del cuerpo. De este modo, se flota con facilidad, consiguiendo un estado pleno de relajación. También contarán con la pasta de dientes Insensatus, creada específicamente por Carsten Höller.

dormir en el centro botin madmenmag revista masculina

La fantasía de dormir en un centro de arte fue lo que motivó a Carsten Höller a concebir una serie de camas que han sido instaladas en diferentes museos del mundo. Ahora, mientras su muestra permanezca en el Centro Botín, está disponible en Santander, con un precio que oscila entre los 250 y los 350 euros por noche. La experiencia supone una oportunidad sin igual para disfrutar de la exposición del artista de una manera única, con un punto de vista singular completado con una perspectiva sublime de la bahía de Santander.

¿Quiéres pasar una noche en el museo?
Haz tu reserva aquí

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.