A Roma quizá no, pero desde luego este camino, partiendo de hacer covers en YouTube, le está permitiendo evolucionar y crecer como artista. Con un nuevo sonido y la misma esencia, así presenta El camino que no me llevó a Roma.

Ya hablamos con Bely Basarte hace unos meses, en pleno confinamiento. Presentaba Roma, el primer single de un álbum en el que ha contado con la producción de Garabatto y que supone un paso más en la evolución de su sonido. De acústico a ¿electrónico? Mejor que sea ella la que nos lo cuente. ¡Bienvenida de nuevo a MADMENMAG!

¡Así es lo nuevo de Bely Basarte!

¿Qué tal? Qué bien hablar contigo de nuevo.

Hablamos justo cuando salió Roma, han pasado cosas…

Estábamos encerrados en casa y todo estaba un poco raro. Aunque todavía seguimos sin ver las cosas claras pero al menos ya somos más libres.

Hemos aprendido a vivir con la incertidumbre ¿no? Que en cuarentena era lo que, por lo menos a mí, se hacía difícil.

Así es. El ir haciendo sin tener claro el horizonte. Supongo que contenta de poder haber lanzado el disco completo.

Si, totalmente. Me acuerdo que hablamos de si íbamos a posponer el lanzamiento. Roma salió según estaba pensado pero viendo como avanzaba todo… El lanzamiento del disco, que estaba pensado para junio, hemos tenido que moverlo pensando en el bien del proyecto. Aunque nadie tiene certezas, pero creímos más oportuno lanzarlo en septiembre.

¿Cómo ha sido el proceso en un momento así? Muy distinto a lo que debería ser, seguro.

Ha habido momentos más difíciles pero creo que en general bastante bien. El confinamiento lo pasé sola pero tengo mi estudio y he podido producir. En ese aspecto, tranquila. Al mover el lanzamiento a septiembre hemos estado adelantando contenido a los seguidores, un par de videoclips, acústicos en redes sociales…

Concierto sé que has podido hacer uno ¿Qué tal la experiencia del directo en la “nueva normalidad”?

Pues sí, tocamos hace un mes en Jaén. Nos sirvió un poco de prueba porque tocamos algo del disco nuevo, probando los nuevos sonidos,… Eso es lo único que hemos hecho. El disco acaba de salir esta noche y mañana sábado tenemos concierto en La Riviera, ese será el segundo.

Para nosotros y para el público es raro. Están sentados, con la mascarilla… No ves la expresión de la cara y tampoco se les escucha cantar tan bien. Pero lo raro fue solo al principio, en seguida cambió y sentimos la energía del público. Lo dimos todo y la gente bailaba en sus sillas, hicieron mucho por expresar corporalmente. Eso se agradece. No es lo que era pero tampoco digo que no valga la pena hacer un concierto.


El cambio es evidente y el público está entregadísimo. Creo que está gustando mucho y es muy satisfactorio sentirlo.


¿Y qué tal llevar este sonido más electrónico a directo? ¿Ha pasado la prueba?

¡Claro! La verdad que muy bien. Es más una diferencia a nivel técnico. Todos hemos estado trabajando mucho para poder pulir el show y saber que entra en cada canción, cómo lo vamos a hacer… Queda una experiencia que tiene esos sonidos más electrónicos de lo nuevo y lo acústico de lo anterior.

¿La gente como sientes que está recibiendo este cambio de sonido?

Pues estoy contentísima. El cambio es evidente y el público está entregadísimo. Creo que está gustando mucho y es muy satisfactorio sentirlo. Yo necesitaba un cambio y que ellos lo hayan asimilado tan bien es genial. Muchos me siguen desde que hacía covers en YouTube. Hemos crecido juntos.

¿Cuáles son los siguientes pasos para hacer una gira?

La idea es poder anunciar algún concierto más este otoño. Todavía no hay fechas cerradas pero es lo que queremos hacer. Solo tenemos el 13 de noviembre en Barcelona, pero hasta esa fecha espero que haya más (risas).

Supongo que debe ser difícil lidiar con esa incertidumbre que hablábamos al comienzo. Lo ideal es lanzar un álbum y tener la agenda más definida…

Todos, en todos los sectores, tenemos que adaptarnos al no saber que va a pasar. Hay que vivir y planificar como si todo fuese a mejor, pero sabiendo que todo puede cambiar de un día para otro.

¿Hay colaboraciones en el nuevo disco?

Por ahora, la única en el álbum es con Natos y Waor, unos artistas del género urbano que adoro. Soy muy seguidora de ellos desde hace años. Tiene un directo que creo que todo el mundo debería ver. Y fue genial trabajar con ellos, además muy fácil y rápido.

Parece que hay un boom de colaboraciones en el mercado. Es bueno para captar nuevo público ¿no?

(Risas) Sobre todo después del confinamiento ¿no? (risas). Todo el mundo cantando con todo el mundo. Me parece genial, al final así se enriquecen los sonidos y a la gente le llegan cosas nuevas. Yo no descarto hacer más.

Ya que te has lanzado a hacer un sonido tan diferente…

Claro, además estoy abierta a probar nuevos géneros. Raperos, artistas de estilo muy distinto al mío y encontrar algo intermedio. Si no se hacen cosas nuevas… Ya está todo hecho.

Da pereza la gente que no deja que las cosas evolucionen.

Los puretas ¿no? (risas). Hay que tener la mente abierta. Es algo artístico y esto es como la cocina con sus ingredientes ¿No? Hay que hacer fusiones. Si cada uno tiene algo especial por separado, cuando se mezclan pueden salir cosas geniales.

A mi si alguien me dice que quiere seguir viendo a la Bely que hacía covers en YouTube le digo “Oye, pero que eso sigue ahí, que no lo he borrado. Puedes verlo cuando quieras pero yo tengo que seguir creciendo.” Hay más de doscientos videos de versiones y pueden escucharlas todo lo que quieran, por supuesto.

Bueno, va unido a ser creativo el ser inquieto.

Y no solo artísticamente. Es que creces como persona y eso se vé reflejado en el trabajo.


Todos los vídeos que grababa con el móvil, antes de usar cámaras, los tengo en privado… (Risas). Eso ya no se puede ver (risas)


¿Alguna vez te ha pasado eso de ver trabajos o covers anteriores y pensar “Qué horror”? Por que mirarlo todo con perspectiva es algo complicado si eres perfeccionista o auto crítico.

(risas) ¡Muchísimo! (risas) Y aveces no tenía que echar la vista tan atrás… Sobre todo en la época de los covers que subía una cada semana. Al principio, de una semana para otra ya veía errores. Y al cabo de un mes no podía tolerar ese error y acababa borrando el vídeo (risas). Esto fuera (risas). Todos los vídeos que grababa con el móvil, antes de usar cámaras, los tengo en privado… (Risas). Eso ya no se puede ver (risas).

Pero creo que es muy importante que pase eso. Significa que somos exigentes, críticos y que evolucionamos y crecemos y mejoramos. Si nos conformásemos con lo que hacíamos al principio… Malo.

Bueno, sin dramas, pero sí.

Nos pasa a todos los artistas, es parte del proceso creativo. Creo (risas).

Supongo que estos días habrá momentos en los que necesitas desconectar de El camino que no me llevó a Roma ¿no? ¿Qué haces para desconectar?

La verdad es que como tenía tantas ganas de sacarlo si que llega el momento decir “¡Por fin!”.

¿Eres de las que da mucho el coñazo a familia y amigos?

(Risas). No no, les dejo tranquilos. (Risas). De hecho son ellos los que me animan mucho y me preguntan. Esta mañana tenía el WhatsApp ardiendo de todos los mensajes. “¿Qué tal?” “¿Estás nerviosa?”. Están super pendientes de mi y eso mola.

En la anterior entrevista te preguntaba cómo llevaste tú el cambio de hacer videos en YouTube a esto que está pasando… ¿Y ellos? ¿Cómo lo lleva tu círculo?

Creo que bien. Es que me apoyan un montón. Creo que el centrarme en YouTube y encontrar menos tiempo para verles me ha hecho apreciar el tiempo que paso con ellos. Y también he aprovechado para hacer limpieza de toda esa gente que está por estar.

Algunos incluso me ayudan con el merchandising. E incluso los videoclips, que los hago con gente que conocí en YouTube. Mola mucho que se impliquen en algo tan mío.

Pues no te robo más tiempo. Te deseo mucha suerte con este disco y que salgan muchos conciertos más.

¡Por favor! (risas). Muchas gracias por todo.

¡No te pierdas la entrevista que hicimos con Samantha para celebrar la salida de su nuevo tema!

samantha-quiero-que-vuelvas

¡Ni las fotos con Natalia Lacunza en el backstage de su Tiny Tour!

operacion triunfo backstage