La Real Academia de Gastronomía premia a Javier de Andrés como Mejor Director de Sala por su labor en el restaurante familiar La Sucursal, con 25 años de historia.

Un galardón esperado y deseado, ya que este es el segundo año que de Andrés era nominado. 

El lunes se entregaron los Premios Nacionales de Gastronomía 2013 a categorías como Mejor Jefe de Cocina, de Sala, Sumiller, Labor Periodística o Mejor Publicación, entre otros, y en la dirección de sala el galardonado ha sido Javier de Andrés quien ha obtenido el Premio Nacional de Gastronomía 2013 al Mejor Director de Sala, por su trabajo en el restaurante familiar La Sucursal  www.restaurantelasucursal.com con 25 años de historia.

El jurado de la Real Academia de Gastronomía y de la Cofradía de la Buena Mesa, presididos por Rafael Ansón e Ymelda Moreno respectivamente, decidió horas antes de la gran cena de gala, como marca la normativa, que Javier de Andrés se alzara con el reconocimiento en esta ocasión. Junto a él, otros dos grandes nominados: Kontxi Beobide, del restaurante Arzak y Diego Rodríguez Rey, de El Bohío, este último, al igual que Javier, ha estado nominado en ocasiones anteriores.

Javier de Andrés

Javier de Andrés

La Sucursal cuenta con una estrella Michelin y dos soles Repsol, fruto del buen hacer, el tesón y el cariño que la familia de Andrés pone en el negocio. Y es que la pasión por la cocina y el cercano servicio comenzó hace 40 años con su madre, Loles Salvador. Ella ya está jubilada pero sus hijos han cogido el relevo, unos detrás de los fogones, como Jorge y Miriam y otros en sala, como Javier y Cristina. En total, seis de ellos trabajan en el Grupo La Sucursal, que cuenta con propuestas para todos los gustos con Vertical y Coloniales Huerta como referentes.

Javier de Andrés dirige la sala de La Sucursal desde que abriera sus puertas, y es que como él mismo cuenta, ‘cuando decidimos seguir ‘formalmente’ con el legado de mi madre, yo me pedí los vinos’. Y su amor y dedicación se nota, no sólo en la carta, con más de 300 referencias, sino también en los pequeños detalle, como por ejemplo, el hecho de que aquí envinen las copas antes de servir un vino recién abierto. Y ahora, esta dedicación incondicional, se ve recompensada con este destacado premio, porque ya sólo el hecho de estar nominado ha sido un orgullo para él. Un premio que para Javier supone también un reconocimiento para toda la Comunidad Valenciana. Y es que es la primera vez que el Premio Nacional de Gastronomía al Mejor Director de Sala recae en esta comunidad. “Creo que marca un salto cualitativo, ahora ya somos un referente también en sala, es lo que nos faltaba, y gracias a este galardón, ya podemos compararnos a los grandes restaurantes de España, sin olvidar la gran labor que está haciendo la Academia de Gastronomía de la Comunidad Valenciana, ya que por fin se está generando escuela, tanto en sumillería, como en sala y están surgiendo grandes profesionales. Porque como se dice en Valencia “venceremos mejor venciendo más tarde” y parece que por fin ha llegado el momento. Creo que ahora mismo hay algo muy bueno, que es una generación con talento, capacidad, ilusión y, además, con experiencia… Gracias.”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.