Manolo Caro sigue enfrentándose a retos. Como el que supone, después de haber sido un director cómico por convicción durante toda su carrera, presentar un primer thriller.

Alguien tiene que morir, la serie que estrenará muy pronto en NETFLIX es eso, un reto al que tenía muchas ganas de enfrentarse. “Salir de la comedia”, algo que después del triunfo de La casa de las flores, la serie que le dió a conocer en España, se le hacía necesario.

No es un director de los que pasa de puntillas y sin hacer ruido. Manolo Caro es mediático y le gusta serlo. “No te voy a decir: Ay no, no me gusta. Por que no es verdad.” Entiende que su vida, rodeada de actores, alfombras rojas y éxito resulta un escaparate perfecto para dar a conocer su trabajo y a él mismo como profesional. Lo usa, inteligentemente, mostrando solo aquello que quiere mostrar.

Ante el inminente estreno de su primer thriller le invitamos a MADMENMAG para conocernos, que teníamos ganas. Esta es la entrevista que le hicimos y que, esperamos, te apetezca leer y disfrutar con nosotros.


En esta foto Manolo Caro viste camisa North Sails y chaqueta LEVI’S


entrevista-con-manolo-caro-en-madmenmag

Entrevistamos a Manolo Caro

Fotografías Steven Bernhard
Asistente de fotografía Adrián Campos
Makeup Álvaro Sanper (The Lab Makeup Studio) para M.A.C Cosmetics e I.C.O.N by Mön Team
Estilismo Candela Noverques
Asistente estilismo Bruno Fabra
Localización CoolRooms Hotel Atocha

Un placer hablar contigo, ya tenía ganas. Por cierto, esta serie tiene un pintón, con ganas de que salga supongo.

Este año con todo lo que ha pasado… Es difícil sacar un proyecto en estas condiciones, todo un logro. Ya tenía ganas de poder hablar de él y dar fecha de estreno.

Supone el primer thriller en tu carrera ¿Qué tal la experiencia con el cambio de género? Aunque supongo que se mantenga un toque de humor…

Pues fíjate que de humor no tiene nada. Y esto a día de hoy es lo que más me emociona de Alguien tiene que morir, el cambio de registro y de género. Tenía muchísimas ganas. Después de todo lo que ha sucedido con La casa de las flores aprender a hacer otro tipo de ficción era un paso importante. Yo me consideraba un cómico, toda mi carrera haciendo comedia, pero ahora quiero indagar en otros géneros a ver cómo va la cosa.


Lo que más me emociona de Alguien tiene que morir son el cambio de registro y de género. Tenía muchísimas ganas.

MANOLO CARO


También supone la primera vez que trabajas en España al 100% ¿Todo bien por aquí? ¿Te lo hemos puesto fácil?

Me he sentido muy bien recibido, como en casa. Es increíble cómo está funcionando todo aquí. No me puedo quejar, sino agradecer. La verdad era algo que me ilusionaba mucho. No tengo esa sensación que tenemos en México de querer emigrar a Hollywood y entrar en el mercado anglosajón. Ahora con el streamming lo más importate es ser coherente y hacer cosas que te interesen sin importar dónde porque llegas a todos los sitios. Me apetecía trabajar aquí, esa es la verdad. Hacer proyectos con equipo español y actores de aquí.

Supongo que la buena acogida, puntos a tu favor, es que tanto la estética como las temáticas y humor de tus trabajos los llevamos en el ADN. Forman parte de nuestra historia cultural.

Si, la verdad que es justo lo que comentas. En mi trabajo hay mucho del humor español y siento que es un buen puente con América Latina, algo que también gusta mucho. Espero que Alguien tiene que morir no sea una decepción.

¿Has notado muchas diferencias entre trabajar en México y en España?

Si, la verdad que sí. En México somos muy de resolver, de solucionar el conflicto o lo que esté sucediendo en el set, y aquí se previene mucho para que eso no suceda. Que también es increíble. El problema no llega porque hay mucho trabajo de mesa y de preproducción. Académicamente es mejor como se lleva aquí, pero lo bueno de lo que se hace en México es que hay problemas que, por mucho que planifiques, nunca puedes prever. Como la lluvia o una manifestación. Y en eso el mexicano es muy resolutivo, actúa muy rápido. Estas son diferencias técnicas.

Sigue leyendo la entrevista con Manolo Caro en la página 2