El éxito como intérpretes de Mau y Ricky llegó a partir de Mi mala, la canción que compusieron e interpretaron junto a Karol G y que se convirtió en un fenómeno viral. Pero Mauricio y Ricardo Montaner – los hijos del archiconocido cantautor venezolano Ricardo Montaner – antes de alcanzar su propio reconocimiento en la industria compusieron algunos de los mayores éxitos de artistas internacionales como Vente pa’ ca de Ricky Martin y Maluma, Sin pijama de Becky G junto a Natti Natasha o Por lo que reste de vida de Thalia.

De esa experiencia, la de componer para otros mientras esperaban su turno de triunfar, obtuvieron grandes lecciones que les han permitido entender las reglas del juego. Saber qué funciona y cómo funciona fueron las claves para, poco después, sorprender con su primer gran éxito.

Ahora Mau y Ricky llegan con un nuevo trabajo con el que, en sus propias palabras, buscan seguir creciendo como artistas. Rifresh es el nombre del álbum que presentan al mundo y que nos ha servido de excusa para encontrarnos con ellos vía zoom y poder hacerles esta primera entrevista con la que les damos la bienvenida a esta familia de locos ¿Quieres leerla? ¡Aquí la tienes!

Entrevistamos a Mau y Ricky

mau-y-ricky-entrevista

Encantado de saludaros, aunque sea virtualmente…

¡Algo es algo hermano!

¿Habéis venido muchas veces a España? ¿Lo conocéis bien?

Hemos tenido la oportunidad de ir algunas veces pero no tanto como quisiéramos. Este año teníamos varios viajes planeados pero creo que hay una pandemia por el mundo… ¿no?

(Risas) Eso dicen.

Pues eso, que los planes cambiados. Es horrible. Tenemos un amor especial por España y nos han roto el corazón varias veces diciendo que íbamos a ir, después que no… Así todo el rato.

¿Cómo os ha afectado todo esto?

En la gira mucho porque teníamos sesenta conciertos y se cancelaron. El disco, gracias a Dios, lo pudimos hacer por el tiempo que tuvimos durante la cuarentena. Pero Ricky y yo tratamos de buscar lo positivo. Nuestro propósito está en poder entretener. Si lo conseguimos con solamente una persona, ya merece la pena.

Así que le debemos este disco al confinamiento

Uno nunca sabe pero lo más probable es que no hubiera salido. Necesitábamos este tiempo.

¿Qué diferencias veis o queréis que la gente vea en este disco respecto al anterior?

Bueno, es un crecimiento artístico. Esperamos que sea eso lo que la gente vea. Todos los artistas que admiramos se reinventan con cada disco y eso queremos, ir creciendo y que nada se parezca a lo anterior. No ha salido Rifresh y ya estamos trabajando en lo siguiente y tiene un sonido completamente nuevo. Durante la cuarentena salieron canciones que huelen a encierro, a esas ganas de querer salir. Es muy bonito ver lo que hace la música.

Supongo que sea difícil renovarse cuando ves que un tema funciona como lo ha hecho Papás. Tiene que haber miedo a que haciendo algo diferente el público no lo reciba igual.

Papás es precisamente una canción con la que sentimos ese miedo, porque es muy distinta a lo anterior. Teníamos esos nervios pero a la vez tranquilidad porque habíamos dado todo lo que podíamos dar de nosotros. Está hecha con amor y excelencia. Nos hemos dado cuenta de que todo lo demás no está en nuestra mano, solamente podemos hacer las cosas con amor e intentar evolucionar dando lo mejor de nosotros.

Hay mucha gente que a lo mejor no lo sabe pero sois músicos y compositores de muchos artistas. ¿Habéis sentido alguna vez el estigma de la música urbana y el reguetón? En España sigue habiendo cierto recelo.

Eso tiene que ver con generaciones anteriores y que la gente piensa que los instrumentos musicales se dejaron de fabricar hace años (risas). Hay gente que no toca el piano o la guitarra como yo pero no por eso es menos talentosa. El reguetón nace de gente que soñaba con hacer música y lo hacía como podía, con sus amigos. Y mira donde ha llegado, es espectacular.

Aunque no seamos cantantes de reguetón, gracias a ese género y al urbano hemos encontrado nuestro sonido y nuestra identidad. La gente de generaciones anteriores tiene cierto rencor o molestia por el éxito del urbano. Y hay que entender que tiene cierto sonido que hace producir alegría en la gente. La música latina está logrando algo en el mundo que es una locura. Los latinos tenemos una calidez que no se sabe explicar. Cuando un latino entra en una fiesta se siente un cambio de ambiente inmediato, eso la gente lo necesita. La música latina trae esa alegría. Puede ser algo menos sofisticado, pero si toca la vida de la gente ya cumplió su propósito.

Sigue leyendo la entrevista con Mau y Ricky en la siguiente página