La unidad, serie que protagoniza el actor argentino Michel Noher (Buenos Aires, 1983) se estrenó en Movistar+ en un momento en que España y el mundo hacían honor precisamente a eso: a la unidad ante la pandemia. Corría el mes de mayo de 2020 y todos empezábamos a familiarizarnos con conceptos como fases de desescalada o nueva normalidad. Pero esta ficción nos recordaba otro concepto ante el que también se generó unidad: el terrorismo yihadista. La serie, creada por Dani de la Torre (director de El desconocido o La sombra de la ley) y Alberto Marini (guionista de Mientras duermes o Summer Camp) cuenta el trabajo de la unidad antiterrorista internacional de la policía española. Su primera temporada constó de 6 episodios. El 18 de marzo llegará a Movistar+ la segunda temporada de La Unidad, que trae más acción y situaciones más comprometidas para sus protagonistas, encabezados por Nathalie Poza (Carla Torres) y Michel Noher (Marcos).

El suyo fue uno de los personajes revelación en una de las series con más éxito de aquel año. Permitió a Noher hacerse un hueco entre las caras más conocidas en España. Ahora vuelve dispuesto a repetir éxito. Y será solo el principio de otras muchas historias en las que podremos verle próximamente. Hoy nos tomamos un mate de los buenos con Michel Noher.

michel-noher-madmenmag-entrevista-

Entrevista Julio César Ortega
Fotos Álvaro Tomé

¿Qué nos cuenta la segunda temporada de La Unidad?

En esta temporada, el objetivo de los terroristas es desarmar la unidad. Sus miembros han estado trabajando para no estar expuestos, para proteger sus identidades y las de sus familias. Pero esta vez algo sale mal y quedan expuestos. Eso cambia absolutamente todo. Se ven en un lugar donde no quisieron estar; siempre se ocuparon de proteger a otras personas y acaban siendo ellos los que están en la mira. Eso sube la intensidad de las emociones que vamos atravesando durante toda la temporada. Es todo como una olla a presión. Recuerdo cuando era chico que mi madre tenía una, y yo sentía miedo de que pudiera explotar en cualquier momento. Pasaba por la cocina medio de lado. Pues ahora estamos dentro de esa cocción.

Tu personaje es Marcos. ¿Cómo evoluciona en esta segunda temporada?

Es un Marcos muy distinto, que ya atravesó el duelo de la separación de la primera temporada. Entonces era su sonido de fondo constante, y ahora es un hombre ya divorciado, viviendo su vida plenamente, con ganas de difrutarla. Es un Marcos mucho más vital. Pero, como en la vida, cuando todo parece que está bien hay una sorpresa. Y esa sorpresa es estar envuelto en esta situación, en la que tanto él como sus compañeros están en peligro. No son solo sus compañeros de trabajo; la unidad es una especie de fraternidad. Son sus mejores amigos, su familia. Nos encontramos con un hombre viviendo un momento pleno de su vida, pero al mismo tiempo teniendo que enfrentarse a una situación que quizá en alguna pesadilla la hubiera soñado, pero por suerte podía despertarse.

¿Has tenido que prepararte físicamente para esta segunda temporada?

Sí. Dani [el director] me pidió desde el primer momento que estuviera bien preparado físicamente. Así que sí, unos meses antes me puse las pilas, a entrenar, a comer bien y a toda la tarea que corresponde para tener a un Marcos que estuviera entregado a la acción sin problemas.

michel-noher-madmenmag-entrevista-

¿Sueles mantener ese cuidado físico?

Soy un poco perezoso, no te voy a mentir. Suelo hacer deporte por una necesidad de movimiento, de que la energía fluya. Pero es un trabajo muy distinto al que hice para prepararme para la serie; ahí gané 4 kilos, me puse realmente en la tarea, de un modo distinto al que puedo hacer yo en mi día a día.

¿Qué te ayuda a concentrarte en el trabajo?

Hace muchos años que la meditación es una compañera diaria mía. La natación también es un lugar muy bueno para relajarse. Y también, por qué no, pasadas las 6 ó 7 de la tarde, tomarse una buena copa de vino con alguien. Eso también ayuda al espíritu, ¿no?

No podemos obviar el contexto en el que se va a estrenar la serie, con un conflicto a las puertas de Europa que incluso puede tener matices similares con la serie. ¿Crees que eso puede influir en la manera en la que el público la reciba?

No lo sé. La verdad es que no tengo una respuesta para esa pregunta. Sí que te puedo decir que todos estamos influidos por lo que pasa en nuestro entorno, algo que hemos visto con la pandemia. Un conflicto bélico de la magnitud que estamos viviendo ahora sin duda influye anímicamente, en el día a día, y no sabemos hasta dónde continuará. No sé, parece que los años 20 tienen la idea de que nos acostumbremos a la incertidumbre. Supongo que, a nuestro modo, cada uno estamos cursando la misma materia.

michel-noher-madmenmag-entrevista-

¿Tú cómo llevas esa incertidumbre? Que, por otra parte, es muy habitual en tu sector.

Hay algo de elección artística que es muy de la incertidumbre. La actuación tiene vaivenes, momentos… depende mucho de la decisiones de otras personas. Así que hay como un entrenamiento en la incertidumbre. Pero, sin duda, lo que ha ocurrido en estos dos años es algo totalmente inesperado y sobre lo que estamos aprendiendo. No sabemos todavía cómo vamos a salir. Creo que todavía faltan unos cuantos años para poder mirar en perspectiva; todavía estamos todos en un estado más de supervivencia en distinto grado. Sin dudas, yo no soy la misma persona que era en 2019. Supongo que a vos te pasará lo mismo. Quizá el aprendizaje sea que en realidad tampoco en 2019 éramos las mismas personas que en 2016, solo que no estábamos con la lupa tan bien calibrada. Puede que a partir de ahora nos demos más cuenta de cómo cada situación va moldeándonos. Es interesante, sobre lo que pienso mucho y sobre lo que no tengo demasiadas respuestas, más bien preguntas. Las respuestas llegarán más adelante. Y ahora llega este conflicto bélico que parece que nos toca más de cerca, pero no es que dejase de haberlos en estos últimos años. Aunque este parece que nos impacta un poco más.

¿Ese cambio ha influido en cómo abordas cada papel?

Sí. Sin lugar a dudas. De hecho, antes de viajar para hacer la primera temporada de La Unidad yo estaba acá en Buenos Aires con una obra de teatro que se llama El hijo eterno, un monólogo con el que nos fue muy bien. Estábamos por hacer funciones, cayó el covid y se suspendió todo. Y recién ahora estamos con deseo de retomar. Si bien la estructura y el texto son los mismos, mi encare como actor es totalmente distinto. La búsqueda es por otro lado. Antes pensaba la actuación de una manera bastante más solitaria, y ahora me centro mucho más en el trabajo en equipo; en la escena me gusta más hacer un trabajo de coach con algún actor que respeto, de ver las escenas, de jugar, de escuchar distintas ideas… Antes estaba quizá más porfiado con mi propia idea. Ahora me gusta más escuchar las otras e incluso, sin estar de acuerdo con ellas, probarlas para ver lo que ocurre ahí. Más entregado a la incertidumbre que te da estar con otros.

Sigue leyendo la entrevista con Michel Noher en la página 2

1 2

SUSCRÍBETE

Todas nuestras novedades GRATIS en tu email ¡Suscríbete a las tendencias!