En esta temporada, losprotagonistas de La Unidad se enfrentan a situaciones todavía más complicadas. En tu vida real ¿cuál es la situación más difícil que recuerdas?

Ellos viven en un mundo que es muy complicado, donde es muy difícil entender las motivaciones del otro y uno tiene que hacer el trabajo de entenderlas para poder pensar como el otro y finalmente llegar antes. Te diría que en esta temporada las situaciones se vuelven más personales. Y mi respuesta viene por ese lugar: las situaciones personales son las que más nos modifican y las que más nos hacen repensarnos y cambiar. Ser padre creo que es una de las situaciones más desafiantes que pueden existir. Uno está todo el tiempo preguntándose si lo que está haciendo está bien, y al mismo tiempo hay un norte claro, que es tratar que tu hijo sea la persona más feliz y plena. Y, sin embargo, ¡pobre ser!, que eso es un montón de presión [se ríe].

michel-noher-madmenmag-entrevista-

¿Te gusta la comodidad o eres más de buscar retos que te desafíen?

En mi casa me gusta la comodidad: tener un buen sofá, un buen vino, una buena charla con amigos, una buena parrilla que me quede cómoda para hacer mis asados, un buen mate a disposición… Pero, cuando se trata de la actuación (que es lo que me apasiona) estoy buscando todo el tiempo un desafío nuevo, una manera nueva de encarar el trabajo. Esa es la maravilla que tiene mi profesión, que no tiene límites. En el deporte, por ejemplo, tienes un límite fáctico. En la actuación, yo veo los últimos trabajos de Anthony Hopkins y me parecen los mejores de su vida. Y estamos hablando de una persona que tiene más de 80 años. Yo podría haber encarado esta nueva etapa de la obra El hijo eterno retomando el material y ya, pero estoy buscando nuevas formas de contar que creo que son más acordes con el mundo en el que estamos hoy, con el espectador al que va a llegar y, sobre todo, más acorde con lo que creo yo hoy. Eso es lo más lindo: poder hacer cosas en las que uno cree. No elegí este trabajo para hacer cosas en las que no crea.

¿Es verdad que quisiste ser periodista antes que actor?

Sí. Yo me crié en Bariloche, una ciudad al sur de la Argentina. Una ciudad que cuando yo llegué allá con cuatro años debía tener unos 50.000 habitantes, luego fueron 60.000… Cuando me fui de Bariloche deberíamos de ser unos 70.000, más o menos. Yo estaba muy metido en la radio. Tuve algunos programas en radios que eran pequeñas, pero que me permitían tener mi espacio, vender mi publicidad y hablar de lo que yo quería, pasar la música que a mí me gustaba y compartir ese rato. Cuando estaba metido en ese mundo, que ya estaba en cuarto o quinto año del colegio secundario, salí de ahí con ganas de estudiar periodismo y locución. Lo que ocurrió en el camino fue que a mí me interesaban muchas cosas. Al terminar la secundaria hice un viaje en plan mochilero; estuve en Estados Unidos, en Europa, estudié inglés… y me di cuenta de que tenía muchos más intereses además del periodismo y la locución. Y empezó a surgir la oportunidad del cine, que es un lugar donde se pueden entremezclar todas esas cosas (tenés un cine documental, un cine histórico, ficciones, fantasía…). Y volví a Argentina con ganas de dirigir cine. Fui a talleres de actuación, para aprender y poder dirigir también. En algún momento la actuación me fue ganando en deseo, y cuando hay un deseo fuerte es difícil resistirse.

O sea, que si montamos un podcast te podemos llamar.

Sí, ¡por supuesto! Bueno, de hecho tuve un programa acá en Argentina al que le fue muy bien. Creo que en España se hizo una versión, porque el formato era de Warner. Se llamaba Hola y adiós, se puede ver en YouTube. Era un formato muy lindo, con entrevistas en el aeropuerto con personas que estaban por despedirse o por reencontrarse. Íbamos al aeropuerto con una cámara, una productora, un sonidista y yo, y eran entrevistas súper emotivas. Así que en algún punto tuve la oportunidad de trabajar con eso. Fue muy lindo. Me interesa la gente.

¿Qué es lo que más te gusta de España?

Voy a ir a por una que es muy típica, y que hoy en día incluso puede ser polémica. Pero el jamón crudo [manera argentina de llamar al jamón serrano o ibérico] que tienen allá… Yo no lo probé así en ningún otro lado del mundo. No entiendo por qué no se puede hacer algo así en otras partes. Acá en la Argentina, ¿por qué no se puede hacer? No lo entiendo. ¡Me vuelve loco! Esa untuosidad que deja en la boca… Perdón a todos los veganos que me lean, pero el jamón crudo me vuelve loco.

¿Qué te espera en los próximos meses?

No puedo hablar mucho, pero este año tengo por estrenar tres series: La Unidad, de Movistar+; Limbo, una serie que filmé el año pasado de Star (Disney) y también Si lo hubiera sabido, de Netflix, que filmé en España nada más terminar La Unidad. Así que hay Michel para ver.

¡No te pierdas la segunda temporada de La unidad en Movistar+! ¡Ya tienes disponibles todos los episodios en la plataforma!

1 2

SUSCRÍBETE

Todas nuestras novedades GRATIS en tu email ¡Suscríbete a las tendencias!