En un año extremadamente duro para la industria de la música muchos artistas, como Nil Moliner, están viendo a su alrededor el desolador panorama que se presenta para los que viven exclusivamente de los directos. Pese a ello, la ilusión de seguir haciendo música no cesa y, aún en medio de la tormenta, presenta temas como Bailando, todo un canto al optimismo con la vitalidad y energía que le caracteriza.

Con motivo del lanzamiento de este single, propio del comienzo de un verano que ni sabemos si hemos disfrutado, damos la bienvenida a Nil Moliner en MADMENMAG. Le agradecemos, de entrada, la sinceridad y energía. Son tiempos para no racanear con ninguna de ellas.

¿Quieres leer nuestra conversación? ¡Aquí la tienes!

¡Entrevistamos a Nil Moliner!

nil-moliner-fotos

¿Contento con el lanzamiento?

Si, muy contento. Además compartir lanzamiento siempre mola.

A lo de las colaboraciones ya estás muy acostumbrado.

Si, es un vicio. De la que empiezas no paras (risas). Tal cual.

También acaba de salir la que hiciste con David Otero. Hace poco le entrevistamos y nos dijo que estaba muy contento por eso de juntar dos generaciones.

Bueno es que claro, para mí El canto del loco fue una influencia muy grande de pequeño. Hace unos meses colgué un video del Nil de doce años cantando Puede ser, un tema de ellos. Es muy fuerte estar grabando ahora con él y tener la amistad que tenemos.

En muy poco tiempo has lanzado Bailando, Calma, Una vez más… ¿Lo de sacar single por single y este rollo digital no da un poco de ansiedad?

Al contrario, me da la vida ir enseñando música poco a poco. Si lo sacara todo de golpe llegarían meses de vacío total, y más ahora sin conciertos. Desde que empecé lo hice single a single porque creo que cada canción se merece ese cariño. Es mejor sacarlo poco a poco y que la gente lo vaya mimando.

Es algo que habéis aportado esta nueva generación. Sacar single a single y las colaboraciones ¿Lo haces por seguir el mood o porque realmente te apetece hacerlo así?

Es que ya empecé mi proyecto en solitario pensando en compartirlo con gente. Y lo bonito es que surge de una amistad, de relacionarte con compañeros y compañeras. La versión de Soldadito de hierro con Dani surgió de una noche de cervezas. Son cosas que surgen, si fuera impuesto creo que se notaría. Al final compartimos muchos momentos por tener la misma profesión y colaborar es algo super bonito.

¿Qué tal estás llevando el no tener contacto directo con la gente al promocionar un tema?

Muy raro. Estoy acostumbrado a sacar canciones y estrenarlas casi en directo. Hoy ya tendría un concierto y estaría tocando Bailando con Lennis en el escenario, fijo. Pero bueno, es lo que hay. Por lo menos podemos seguir sacando música, estamos a salvo. Ya llegará el momento de encontrarnos.

¿Y componer vía online?

Me he visto obligado a hacerlo alguna vez con Garabatto, el productor de Bailando. Hacíamos Facetime casi cada día. Y con Lennis también, para ver la onda de la canción. A nivel de composición para otros artistas me cuesta muchísimo hacerlo online, para mí no tiene sentido crear una emoción en forma de canción a través de una pantalla. Al final estás desnudándote. Lo bonito es conocer a la otra persona, que te cuente vivencias y, a partir de ahí crear canciones. Está bien cuando te conoces, pero cuando no es así prefiero esperar a que todo se arregle.

¿Cómo ves la situación en la industria?

Lo veo fatal. Si que es verdad que tenemos la suerte de que digitalmente vamos bien pero hay una parte que me preocupa muchísimo, que creo que es lo peor que me ha pasado en la vida. Tener a un equipo técnico parado que lo está pasando realmente mal. Es muy triste ver que muchos miembros de mi banda no tienen para ir a la compra. Es un momento duro y hay que ayudar y estar al lado de ellos. Nosotros tenemos la suerte de tener más fuentes de ingresos, pero ellos no. Viven exclusivamente del directo.

El otro día quedé con alguno de mis técnicos y me contaban que estaban haciendo curros, muy puntualmente, de cosas que hacían antes de ser profesionales. Y claro ver a mi técnico de monitores, que es el mejor, en un colegio montando una luz para un árbol de navidad… Está bien, es curro y no es que lo vea indigno, pero debería estar haciendo de técnico de monitores.


Ver a mi técnico de monitores, que es el mejor, en un colegio montando una luz para un árbol de Navidad… Está bien, es curro y no es que lo vea indigno, pero debería estar haciendo de técnico de monitores.


Te entiendo.

Sabe mal. Es una putada y espero que esto pase lo más rápido posible.

Vamos a volver a hablar de Bailando, que es un tema optimista, para despejarnos. Canción del verano en diciembre.

(Risas) Total ¡Vamos a Cancún! Lennis le da un rollo además… Es una tipa con un arte brutal y una energía explosiva. Estás un día con ella y vuelves a casa reventado. Es tan hiperactiva…

Sigue leyendo la entrevista con Nil Moliner en la página 2