Tranquilo. No estás solo. Somos muchos los que, a base de golpes con las mesas y tazas de café derramadas, nos hemos dado cuenta de que no descansamos correctamente. Y tenemos dos noticias. Una buena y una mala. ¿La buena? Que tu problema tiene solución ¿La mala? A parte de contar ovejitas, no la conocemos.

Así que, en lugar de eso, te vamos a decir lo que creemos que puedes hacer para que, al menos, puedas disimular tu estado. Si hay algo peor que andar medio zombi por la vida es que todos se den cuenta. Eso no. Y aquí te decimos las tres cosas que consideramos imprescindibles para evitarlo.

1)      Una buena bolsa de hielo en los ojos. Lo ideal sería usar una bolsa de gel que, previamente, hayas enfriado en el frigorífico… Pero como eso casi nadie lo tiene preparado, puedes conseguir el mismo efecto metiendo tres o cuatro hielos en una bolsa de plástico cualquiera. Date pequeños golpecitos (suave) en la zona de la cuenca de los ojos, párpados y ojeras. Notarás un frescor repentino que te hará abrir los ojos de par en par y te hará un efecto lifting en la mirada.

2)      Una dosis de Vitamina C y cafeína. Ya sabemos que la mezcla a veces es explosiva, pero está comprobado que un chute de vitaminas obtenido del zumo de un limón y una naranja y un buen café dan energía a un muerto. Evita comer nada sólido hasta media hora más tarde para facilitar al estómago asimilar estos nutrientes.

3)      Una ducha de agua muy fría. Ya duele solo de pensarlo. Pero nada como el agua congelada para activar la oxigenación de la sangre, tensar los músculos y activar hasta el último poro de tu piel.

Evidentemente lo mejor es descansar correctamente y no tener que evitar los síntomas de no hacerlo… Pero nadie dijo que esto fuera a ser fácil. Esperamos que a partir de hoy, si haces esto, tu cuerpo aprenda y se duerma cuando toca. Si no… ya sabe lo que le espera.


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.