En ocasiones resulta fácil predecir el futuro de forma totalmente racional y carente de toda mística. La colaboración entre Laveta y Tarxia se nos antoja como el resultado de una cadena de relaciones causales totalmente lógica.

Era algo que tarde o temprano tenía que suceder: dos ciudades hermanas se encuentran a través de dos empresas jóvenes caracterizadas por la obsesión por el trabajo bien hecho, entendido éste como la conciliación entre la tradición y las nuevas tecnologías, sin dejar de lado la preocupación por el medio ambiente. Laveta y Tarxia llevaban tiempo recorriendo sus propios caminos empleando como brújula una filosofía análoga. Ahora se produce el afortunado cruce de caminos en un punto del trayecto inmejorable: ambas empresas son jóvenes pero, a pesar de ello, han adquirido ya una muy merecida reputación dentro de sus respectivos ámbitos. De este encuentro nacen unas gafas de madera únicas.

www.lavetaeyewear.com