Tener pareja no es siempre fácil. A pesar de todo lo positivo que puede aportar a tu vida son muchos los momentos que ponen a prueba hasta a la más fuerte de las relaciones. La rutina, la diferencia de opiniones, los conflictos caseros, las diferencias o problemas con distintos miembros de su familia e, incluso, la aparición de terceras personas… No es todo un camino de rosas y debes estar preparado para los momentos difíciles. ¿Te suena de lo que hablamos? Pues en este post vamos a contarte como superar los problemas de pareja mediante el mejor de los remedios. Anticiparse a ellos.

Los problemas de pareja, habituales en todas las relaciones adultas, pueden incluso resultar un excelente método para reforzar la unión entre dos personas. Pasar por momentos felices no resulta ningún reto pero superar los difíciles puede confirmar que estás ante una relación sólida que merece la pena cuidar.

Para conseguir superar esos fastidiosos problemas de pareja lo mejor es estar preparados para ellos. Y no hablamos de estar esperando la catástrofe. Hablamos de crear la base para que, entre los dos, seáis capaces de saltar los obstáculos que puedan llegar. Tener esa base firme hará que el mayor de los problemas pueda superarse sin dejarte la piel en el intento.

Las bases para superar los problemas de pareja

Una relación entre dos personas debe cuidarse desde el principio. Ya sea de amistad, familiar, amorosa… Cualquier relación requiere una inversión por parte de los dos. ¿Una inversión? Si. Así es. Invertir es formar unos cimientos fuertes sibre los que contruir. Y aquí tienes las claves.

LA COMUNICACIÓN

Muchas veces no nos conocemos ni a nosotros mismos. Nuestros miedos y frustraciones se pueden convertir en paredes de hormigón que nos impidan lo fundamental, conocernos a nosotros mismo y querernos y aceptar nuestras virtudes y defectos. Y si eso nos pasa a nosotros mismos, imagina lo difícil que es conocer realmente a la persona con la que convives.

La base para que los problemas de pareja no sean insalvables es la comunicación. Conocer a quien tienes al lado no es solo saber la fecha de su cumpleaños, el nombre de su familia y su curriculum vitae. Conocer a alguien es saber como se enfrenta a la vida, que opinión tiene de temas sociales, cuales son sus miedos y sus deseos… Y todo eso solo se puede saber de una manera. Hablando. Hablar, comunicarse, es la manera más eficaz de conocer al otro y, de paso, a uno mismo. No importa que las opiniones sean diferentes, o que los puntos de vista se enfrenten aveces. Es incluso sano. Esas pequeñas discusiones pueden servir de “entrenamiento” para cuando toca enfrentarse a temas de real importancia.

EL RESPETO

Por encima de todo, además de amar, hay que respetar. Respetar, por ejemplo, la autonomía del otro. Nadie pertenece a nadie. Tu pareja decide libremente compartir su vida contigo, pero eso no significa que haya renunciado a ser quien es y, mucho menos, que sea de tu propiedad. Tu pareja sigue siendo un ser libre y respetar este punto es la base para que problemas de pareja habituales, como los celos, so sean insalvables.

Pero el respeto abarca muchas más cosas. Como, por ejemplo, el respeto hacia sus ideas aunque estas sean distintas a las tuyas. De hecho, este no es solo un tema aplicable a la relación de pareja, es algo que podrás aplicar a cualquier tipo de relación humana. Hacerlo te evitará problemas y, seguro, te hará muchísimo más feliz.

PRESTAR ATENCIÓN A LOS DETALLES

La rutina te puede hacer olvidar lo especial que es la persona que tienes al lado. Nunca lo hagas. Por lo es, y mucho. Olvidar recordarlo mediante pequeños detalles es abrir una puerta para que esos problemas de pareja hagan aparición.

Dedicarle tiempo, tal y como están las cosas, ya es un gran detalle. Preparar una cena sorpresa en casa para los dos, o en ese restaurante que siempre ha querido conocer; Comprar unas sencillas flores para celebrar ese ascenso en el trabajo; Despertar un poco antes un domingo y hacerle un desayuno a lo grande; Avisar a sus amigos y familia y preparar una fiesta sorpresa por su cumpleaños; Hacer una llamada a una hora inesperada cuando estas de viaje por trabajo simplemente para decir “Me acordé de tí…”. Esos son los detalles que marcan la diferencia y que hablan más que todos los “Te quiero” que puedas decir en los momentos señalados en el calendario. No se trata de hacerlo solo en las fechas especiales. Se trata de hacer de cualquier día a su lado un motivo de celebración.

LA CONFIANZA

Sin ella… Mal vamos. Evidentemente la vida puede hacer que se crucen personas en nuestro camino que nos hagan perder la cabeza y dejar todo para empezar de nuevo a su lado. Nadie está al margen de ello pero, esa posibilidad, no puede convertir la relación en una cárcel para ninguno de sus miembros.

Salir con tus amigos y que el o ella lo haga con los suyos no puede ser un problema. Recuerda que es a ti a quien ha elegido. El miedo y los celos pueden acabar con la más perfecta de las relaciones porque, al fin y al cabo… ¿A quien le gusta que duden de el sistemáticamente? La confianza en el otro es fundamental para una relación de pareja sana. Nunca lo olvides.

¿Te ha gustado? Pues aquí tienes más consejos para que tu vida sexual y de pareja no supongan nunca más un problema

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.