María León está a punto de estrenar La lista de los deseos. Una película en la que comparte protagonismo con Victoria Abril y Silvia Alonso dando vida a Eva. Una mujer joven que recibe la noticia que nadie espera recibir. El cáncer ha llegado, y un poco como la pandemia que hemos todos hemos vivido, cambian la vida y las prioridades.

Las tres protagonistas se meten en una autocaravana para hacer un viaje muy especial: Cumplir los puntos pendientes de sus listas de los deseos. Una película vital, llena de optimismo y verdad, que nos sirve como excusa para llamar a María y charlar un poquito de esto y aquello. ¡Que ya tocaba.!

Entrevistamos a María León

Fotografía Félix Valiente
MUAH Iván Gómez
Entrevista Manu Bermúdez

Hasta las narices de coger una llamada tras otra… ¿no?

Si (risas). Y el pobre Antonio (su representante). Que está en plan “ahora cuelgo”, “ te paso otra” (risas). Le tengo de empalme…. De teléfono (risas).

Tienes su línea acaparada.

También está bien que descanse un poco de teléfono (risas). Que no se puede trabajar más y estar más enganchado al móvil. Por robárselo un ratito no le va a pasar nada, le viene bien.

Todo sea por la promoción de una película como esta. Oye ¡Qué lujazo trabajar con Victoria Abril!

Hombre yo me lo he pasado pipa. Es increíble. No podía dejar de observarla y como un “chupóptero” retro alimentarme todo lo que podía de esta persona ¿no? No solo de la actriz si no de ella como persona. Uno de los grandes puntos de este rodaje ha sido poder ponerme pelucas con Victoria Abril, sin duda (risas).


Uno de los grandes puntos de este rodaje ha sido poder ponerme pelucas con Victoria Abril, sin duda (risas).


De pelucas con La Abril… Casi nada.

(Risas) Somos las dos bastante personajillos y nos entendimos bien. Fue guay. Ella es una mujer que nos ha regalado maravillas en el cine y para hacer eso hay que ser de una manera que solo es ella. Sabe de todo. Ama esta profesión y la vive con todo su ser. La dije que tiene que ponerse a dirigir. Porque a ella lo que le gusta es mandar (risas). Decir cómo, cuándo y dónde hay que hacer las cosas. Le dije “Maricón. Tienes que dirigir que a ti se te va a dar muy bien”. Pero luego, a la vez, cuando se lo dices le da pudor…

Una peli, por cierto, que se estrena en una sala de cine virtual.

Me parece maravilloso que la industria se adapte a nuevos tiempos y que hagamos cosas de formas nuevas. Es terrible lo que está pasando pero hay que adaptarse. A mí como actriz me interesa que la peli la vea todo el mundo. Y a los productores y la industria más, porque tienen que recuperar su inversión. Pero yo solo quiero que la gente la disfrute, o que la odie, pero que le pase algo con ella. Hay mil maneras de estrenar y lo único importante es que llegue al público, sea como sea.

¿Cómo ves las nuevas condiciones de rodajes derivadas de la situación sanitaria?

Bueno, es muy confuso. Yo no entiendo nada. Creo que estamos dando palos de ciego. El equipo está vestido de extraterrestre, que me parece muy bien, y nosotros no estamos protegidos porque no podemos, hay que interpretar. Nos tocamos y tenemos que hacernos la prueba cada día… Es muy difícil adaptarnos de un día para otro. Hay normativas que se contradicen. Es un ensayo y error continuo… Lo que hay que tener es tiempo, el doble. Porque se tarda todo en hacer mucho más. Pero sobre todo no volvernos locos.

¿Cómo te lo has tomado tu a nivel personal?

Creo que todos hemos pasado por todos los procesos, según la personalidad de cada uno en diferente orden. De no querer saber nada, a saberlo y tener miedo, a pasar un poco, a tener paciencia y luego desesperarse… Tengo que reconocerte que yo me considero una afortunada y he llegado a sentirme mal por encontrarme bien. No sé si me explico…


Tengo que reconocerte que yo me considero una afortunada y he llegado a sentirme mal por encontrarme bien.


Depende de los ahorros y la capacidad de aguante de cada uno.

Claro. Así es. La chica que viene a casa a limpiar por ejemplo. Ella necesita ese sueldo para dar de comer a su hija. Yo he podido seguir pagándola aunque no viniera pero no todo el mundo puede hacerlo y esa mujer necesita ese dinero para vivir. Y tres meses son muchos días maricón. No se puede… Mi Conchi… Claro, ella es casi familia.

Fíjate que yo lo he visto como un tsunami. Como estar todos tan tranquilos en la playa y que llegue un tsunami y tire a todo el mundo al carajo. Los que estaban en primera fila han caído porque no han tenido margen… Ahora viene el pánico, el desconocimiento. Si te asustas o corres vas a caer igual. Vamos a quedarnos quietos, a darnos la mano. A intentar socorrer a todos los que tenemos al lado para intentar perder a los menos posibles y mantener la calma. Y ser paciente y poco a poco sobrevivir. Porque el que aguanta gana. Eso es así. Si no es el coronavirus, del mismo miedo a esta enfermedad te puedes morir.


Si no es el coronavirus, del mismo miedo a esta enfermedad te puedes morir.


A mitad del confinamiento tuve una entrevista con Judit Neddermann en la que hablábamos de que no todos estamos en el mismo barco. Estamos en el mismo mar pero en diferentes barcos. No es lo mismo pasar la tormenta en un transatlántico que en un bote.

Así es. Totalmente.

Vamos a hablar más de La lista de los deseos que queremos que muchos la vean.

Pues te voy a decir una cosa y puede que suene raro, pero en la película se habla un poco de esto. Todo el mundo me pregunta “¿Cómo has preparado el personaje?”. Y, la verdad, es que a ella le pasó un poco lo que nos ha pasado a todos. De un día para otro le llega una enfermedad que lo cambia todo. Y eso pasa. Es la vida. Esas cosas no las planificas. A ella le vino y le doy la mano, lo acompañó. Como todo el mundo que sufre algo así. Y esto que ha pasado es eso.

Si, esto nos ha igualado a todos recordándonos lo frágiles que somos y lo inestable de estar vivo.

No nos queda otra que tirar. El amor, el cariño de los tuyos es lo único importante. Te quedan los tres valores fundamentales que son los que valen la pena. La peli da un impulso de positivismo en el sentido de “La vida hoy te coge con el pelo largo y mañana con el pelo corto, y tengas el pelo como lo tengas te la tienes que comer.”


La vida hoy te coge con el pelo largo y mañana con el pelo corto, y tengas el pelo como lo tengas te la tienes que comer.


De eso va esto… ¿Lo has vivido de cerca?

Si, claro. Hay tantos casos que es difícil no conocer a alguien en el entorno. He tenido amigas y compañeras a las que admiro y a las que he copiado la fortaleza para este personaje. Porque hace falta mucha fuerza. Quise tomar su ejemplo para Eva (el personaje).

Hace poco hemos sabido el caso de la lucha de Dani Rovira… Siempre he pensado que es muy positivo que la gente conocida cuente su experiencia porque ayuda a mucha gente que también lo sufre.

Claro. Dani es súper generoso, implicado en todo tipo de actividades sociales… Se agradece la valentía de compartir esto porque estoy segura de que ayuda a muchos. Muchas veces a los personajes públicos se nos desdibuja y cosas así nos humanizan. Somos personas que sufren como todo el mundo.

Tu contacto con la fama fue primero como hermana y luego en primera persona ¿Cómo has vivido las dos fases?

Fíjate que cuando Paco empezaba a ser conocido a mí me enfadaba muchísimo que lo molestaran por la calle. No lo entendía (risas). “¿Porqué molestas a mi hermano, coño? Déjale tranquilo”… (risas). Pero el se hacía responsable y me decía que estaba bien y que sabía que era parte de su trabajo. Pero bueno, como ahora mis amigos cuando me pasa a mí. No saben muy bien qué hacer (risas).

Me acuerdo que Paco me ayudó a llevar un sofá al piso que compartía con mis compañeros de la escuela de teatro y la gente le gritaba “¡Luisma, Luisma!”. Y yo en plan “¿Podéis dejarle tranquilo llevar el sofá?” (risas). Yo lo llevaba fatal. La verdad que me ha enseñado a quitarle importancia, a darle naturalidad y, sobre todo, a hacerme responsable de ello.

A mí me llego muy poco a poco y la verdad es que se me hizo más llevadero, como iba de la mano del trabajo… No sé como explicarlo… Ya estaba incorporado a la familia. Es curioso ¿eh?, pero pasa. A mi madre también. A ella se le olvida que la gente la conoce (risas). Muy loco. Ella en Semana Santa se quiere meter en el centro de Sevilla… Que la digo “Pero mamá, que te van a matar a fotos”. (Risas). Paco ha sido un buen maestro para eso. Para enseñarnos lo natural que es que te conozcan y quieran por tu trabajo.


Paco ha sido un buen maestro para eso. Para enseñarnos lo natural que es que te conozcan y quieran por tu trabajo.


Tiene pinta de ser un tío que le quita hierro a las cosas, en general.

Si, totalmente así. Totalmente.

Físicamente, es evidente el parecido ¿En forma de ser también?

Nos parecemos mucho físicamente (risas9). De hecho hace poco nos hicimos una foto juntos para la promoción de La casa de las flores y da un poco de yuyu (risas). Nos reímos mucho con eso.

De carácter yo creo que soy más extrovertida. Me parezco mucho a mi madre en eso. Y Paco, con todo lo que muestra, es más tímido. La entrada es mucho más prudente. Escucha un poco más, nosotras vamos como arrollando… (risas). Somos más impulsivas. Pero todos tenemos carácter alegre y eso viene de mi madre. De todo se ríe, hacemos terapia con ella siempre.

¿Trabajar juntos que tal lo lleváis?

Muy bien, la verdad. Nos llevamos genial y entre nosotros no hay problemas. Nos escuchamos, nos reímos… Hay una cosa también importante y es que nos protegemos mucho. Actuando nos admiramos y nos ayudamos. Estamos “para el otro”, no sé si me explico. Amor de hermanos. Hay admiración, crees en el otro y eso te da responsabilidad. Tu hermano te ve mientras estás trabajando y te sientes responsable de hacerlo bien (risas).

En la primera entrevista que le hice, hablamos mucho de ti. Acababas de estrenar “La voz dormida”. Me contó los consejos que te daba, como veía tu entrada en la profesión…

Qué bonito. Esas cosas es genial poder recuperarlas y leerlas con el tiempo. El se siente responsable doblemente. Como hermano mayor y por que fue un poco el quien me metió en este lio (risas).

¿A partir de ahora qué proyectos tienes?

Pues ahora teníamos cosas pero con todo este tema se han ido aplazando. De momento de cine creo que todo va para 2021. Volvemos con el teatro que, parece ser que empezamos en septiembre.

Me hace especial ilusión porque tenía muchas ganas de poder hacer La pasión de Yerma en Madrid. Hicimos la gira por España pero nos quedamos con la miel de los labios de poder hacerlo en Madrid. Y parece que arrancamos en septiembre. Ojalá que estemos todos en funcionamiento. Eso sería buena señal para todos.

Esta es una versión muy moderna de Lorca. Lo que más me gusta es ver la reacción de público, sobre todo los más jóvenes. Ellos conocen a Lorca pero igual no conocen Yerma. Es de las más secas, de las primeras y menos comprendidas. La versión que ha hecho Lola Blasco es super actual y moderna.

Pues habrá que ir a verla en cuanto se estrene. Mil gracias por este ratito, te dejo seguir que tendrás muchas llamadas pendientes.

Igualmente, un placer de verdad. Hasta pronto.

No te pierdas La lista de los deseos en Sala virtual de cine. ¡Disponible a partir del 3 de Julio!

la lista de los deseos pelicula cartel

¿Te ha gustado nuestra entrevista con María León? ¡No te pierdas la que hicimos a Pablo Rivero para celebrar la salida de su nueva novela!

pablo-rivero-escritor