Cuando no estás trabajando, ¿cómo te gusta vestir?

Soy muy abstracto para eso. Puedo ir con pantalones muy anchos, grandes, de campana… o muy ceñidos. Soy de extremos, no me quedo en medio, no suelo ir normal. Me gusta parecer que llevo lo primero que he cogido, pero realmente no. Un cuidado descuidado.

¿De dónde sacas tu inspiración para la moda?

Me fijo por la calle en cómo van vestidos algunos chicos, y si veo algo que me gusta busco cosas parecidas. O en fotos que me encuentro. Más que buscar, es que me entre por los ojos.


POLO GUCCI
PANTALÓN C.TANGANA X BERHSKA
JOYAS TWO JEYS
PIEL TRATADA CON KIEHL`S


oscar casas fotos

La vestimenta ayuda mucho a la hora definir a los personajes. ¿Has tenido libertad en ese sentido en tu trabajo en general?

Gracias a Dios, en cada proyecto he podido dar mi opinión. Incluso lo he hablado antes con el director, para que se lo vayan adelantando a vestuario o maquillaje. Hablar de cómo vemos al personaje me parece tan importante: una vestimenta, un pelo, un tipo de maquillaje, colores, anchura… Te cambia totalmente; no sólo a lo que va a ver el público, sino a mí mismo como actor. Me puede dar un 50% de creerme esa persona. Soy un poco pesado con eso, y por suerte he podido meter bastante mano en ese aspecto.

Si ves algo que no te cuadra en la caracterización, ¿eres sincero y lo dices?

Sí, soy un poco pesado. Pero ellos son los primeros siempre que me dicen que tengo que sentirme a gusto. A fin de cuentas, lo voy a tener que llevar durante varios meses. Pero, en general, nos apoyamos mucho entre todos.

Además de Jaguar, ¿qué otros proyectos tienes entre manos?

He terminado Holy Blood, que es una película romántica de vampiros, con TVE y una productora. Ha sido un proyecto increíble, éramos todos jóvenes. Va de un chico que es el pringado de clase, se enamora de la chica popular de la clase, y a esta le molan los vampiros. Él hace todas las locuras para intentar enamorarla, y la cosa se va liando cada vez más. Termina siendo una comedia muy loca de amor, muy divertida. Y luego hay un proyecto que me tiene con el fuego dentro, que es el siguiente reto al que me quiero enfrentar y que creo que a la gente le puede gustar mucho.

¿Qué tipo de papel no has hecho hasta hora pero te encantaría?

¡Tantos! Me encantaría algo loco; un hombre que esté loco pero no en plan villano, sino que teniendo esa locura ver qué cosas le pasan y cómo va en la vida con ello. También me encantaría un niño muy de barrio, realista, con la cabeza rapada… Conecto con los personajes cuando les pasan muchas cosas por dentro, que tienen mucho mundo dentro pero sólo enseñan una parte. También me engancha un guion en el que me planteo cómo voy a hacer eso. Ahí es cuando no quiero parar de leer, y termino pensando: “No sé cómo voy a hacer esto”. Eso es lo que me encanta, cuando empiezo a leer y no conecto con el personaje. Eso te obliga a trabajar más duro, pero te involucras aún más en el proyecto y te tiras a la piscina.

¿Te gustaría trabajar en el extranjero? ¿Lo has hecho ya?

Sí. Tanto mi repre como yo lo tenemos muy claro. Por suerte, he podido hacer ya tres proyectos fuera, en inglés. Y me encanta. Como llevo actuando desde tan pequeño, y aunque España me gusta mucho, trabajar otra lengua es como empezar desde cero. Me pone en un lugar que me gusta mucho. Cuando salgo de mi zona de confort disfruto más. Pasa también con los acentos, cuando tienes que trabajar uno que no es el tuyo. ¿Con quién me gustaría trabajar fuera? Pues, ya puestos, con Leonardo DiCaprio. ¡Me muero! Me encantaría.

¿Una anécdota que no hayas contado hasta ahora?

En el rodaje de Jaguar, cuando estamos en el tren en el primer capítulo, nos dio un ataque de risa a los cinco. No podíamos seguir. Estuvimos tal vez 40 minutos, hasta que a todo el equipo también le dio el ataque de risa. Si uno se reía, ya la habías liado. Veías a alguien que se estaba conteniendo y te daba la risa, y vuelta a empezar. No nos ocurrió más en toda la serie, y lo pasas mal eh, porque encima era al final de la noche, todos cansados, nos queríamos ir a casa… pero cuando te entra el ataque de risa no puedes.

¿Con qué disposición debería ponerse alguien a ver Jaguar?

Es muy de maratón. Son seis capítulos, y es la clase de serie que dan ganas de vértela de golpe. Está dividida por misiones, y al final de cada una te quedas deseando saber qué va a pasar. Yo creo que es de verla en uno o dos días. ¡Engancha!

¡No puedes perderte el estreno de JAGUAR en NETFLIX! Óscar Casas en uno de sus mejores papeles hasta la fecha ¡Disponible en la plataforma a partir del 22 de Septiembre!

jaguar-netflix-serie-cartel

SUSCRÍBETE

Todas nuestras novedades GRATIS en tu email ¡Suscríbete a las tendencias!